Ahorro de energía en la climatización del hogar


ahorro de energia

La climatización y el ahorro de energía

El ahorro empieza a programarse desde los cimientos. Aunque se trata de una máxima que a primera vista parece exagerada, lo cierto es que tener prevista la manera en la que queremos climatizar nuestro domicilio desde la edificación del mismo nos ahorrará reformas costosas e innecesarias.

En primer lugar, la eficiencia energética comienza con el aislamiento: de nada sirve calentar a conciencia nuestro hogar si ese calor se escapa por las rendijas de las ventanas o a través de las paredes. La orientación también incide en la climatización: una fachada orientada al sur será mucho más cálida en invierno, pero también mucho más costosa de refrigerar en verano. Incluso desde la decoración puedes dar pasos en pos de una temperatura idónea del hogar: pinta las paredes de claro si resides en un clima cálido, y de oscuro si vives en una zona fría.

Solventados estos primeros pasos, toca decidir qué tipo concreto de sistemas calefactores o de aire acondicionado queremos: uno convencional o los nuevos sistemas por conductos o zonas.
El aparato convencional más demandado, por su bajo coste, es el split de pared, que puede colocarse en un punto estratégico para que refresque un lugar idóneo de la casa y, además, no requiere obra y puede pasar desapercibido colocado en un altillo. Sin embargo, se trata de un sistema muy poco sofisticado, con un solo foco de aire, por lo que la mayor parte de la vivienda queda sin climatizar.

Sistema de aire acondicionado por conductos
Por el contrario, el sistema de climatización por conductos abarca la superficie total del domicilio, y su única desventaja radica en su instalación, que requiere una obra importante para distribuir las tuberías de modo que recorran todas las habitaciones. Por eso, si nos decidimos antes de haber construido la vivienda por completo, solo encontramos ventajas. La primera y más importante, el ahorro.

Y es que este sistema permite decidir qué habitación o zona es la que nos interesa calentar o refrigerar, de modo que podemos accionar el aire solo donde es necesario y, mediante la domótica, programarlo para que no se malgaste energía en ningún momento del día o de la noche. El ahorro estimado, con una utilización óptima del sistema, puede alcanzar el 50%, lo que supone una rápida amortización de la inversión realizada en la instalación, la cual, si ha sido prevista desde el inicio, no resulta complicada.

Para ello, hay que incidir en la planificación previa. Determinadas las zonas que deseamos climatizar, se estima una temperatura óptima para cada sitio que se controla mediante un panel central. En función de eso, el aire se distribuye de forma distinta por la red de tubos gracias a un sistema compuesto por rejillas y difusores motorizados, compuertas de sobrepresión y módulos locales.
De esta manera tan sencilla, tendremos siempre un hogar acogedor y eficiente.

Via: presupuestosaireacondicionado.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s